Loading

La correcta planificación comienza y termina con concentración y enfoque en las personas involucradas: la comunidad, los gestores y los actores institucionales, representados por personas específicas.  La cultura del algoritmo y el software puede ser tan benéfica como viciosa, dependiendo del nivel de conciencia de los equipos de trabajo e implementación en cuanto a la cotidianidad de las personas involucradas.  Un equipo entrenado en investigación, diseño e implementaciones holísticas suele ser interdisciplinario en su convocatoria y en el entrenamiento, y el correcto uso de herramientas metodológicas y tecnologías robustas es sin lugar a duda gran parte del éxito de la planificación.  Pero insistimos, una planificación de computador, lejana y únicamente abstracta en su concepción está sujeta a ser ineficiente, en una realidad en la que la ineficiencia se castiga fuertemente.

La planificación es un concepto que aplica para cualquier disciplina y en cualquier tarea.  Está directamente ligada al direccionamiento de recursos y por ende es parte de cualquier planteamiento estratégico.  Somos seres estratégicos.  De alguna u otra manera, como seres sociales y con restricciones en recursos concebimos la ejecución de tareas como un acto de atemporalidad, identificando riesgos, previendo resultados y eligiendo mecanismos de acción justos para la consecución de los objetivos planteados.

¿A qué nos referimos con planeación holística, y qué valor agrega el concepto de holismo a lo que bien podría entenderese como planeación bien hecha y concebida?  La respuesta a esta pregunta comienza y termina con una especial sensibilidad al trabajo con personas.  ¿Cuántas veces no nos hemos topado con la inviabilidad de proyectos en un momento dado por las condiciones y disposiciones específicas de personas o grupos relacionados con la iniciativa?  Hasta cierto punto, ganar experiencia en el campo puede reducirse casi que específicamente a lograr la gestión de conceptos, objetivos y herramientas en grupos de personas o en indiviudos con alto grado de influencia en aquellos grupos.  La implementación de una tecnología es casi que otra terminología para gestión de cambio cultural, por ejemplo.  Esto lo vemos en el campo, en comunidades altamente sofisticadas y en comunidades con hábitos y prácticas caracterizadas por simpleza y auto-concebidas como simples y poco complicadas.  Es imposible conseguir objetivos de desarrollo sin una especial sensibilidad para el trabajo con personas y sin ganar su confianza y conseguir su visto bueno formal.

La comunidad en la que se implementan las ejecuciones en pos del desarrollo representa una de las aristas del trabajo de planeación, pero los gestores y los actores institucionales deben ser abordados con la misma sensibilidad y transparencia.  La planeación holística es consciente de sí misma.  Nuevamente, cercanía, pragmatismo, polo a tierra.  En este sentido, la interdisciplinareidad es un gran logro en todas las etapas de un proyecto de desarrollo.  La definición de un problema, la definición de las estrategias y herramientas seleccionadas para la operación, las justificaciones y legitimaciones asociadas y el uso efectivo y eficiente de los lenguages presentes en el sistema social hacen parte de las dificultades en el desarrollo de las actividades y hacen que una visión holística prevalezca en términos de valor frente a una visión determinista -como por ejemplo los muchos proyectos que son orientados con énfasis en la visión financiera, o en la visión comercial-.

Una visión holística y pragmática privilegia la tecnología y se apoya en la gestión cultural.  Estos son los pilares de nuestros equipos de investigación, diseño e implementación de programas y proyectos de desarrollo en términos de calidad de vida.  Una visión holística del capital es sensible a las diferentes maneras que este puede tomar y la dinámica en la que se transforma: desde la tecnología hasta el medio ambiente el capital puede tomar formas con características específicas y con prevalencias determinadas en un contexto de proyecto particular.

Top