Loading

La tienda y el kiosco hacen parte esencial del tejido social urbano latinoamericano.  Son una solución latinoamericana al comercio al por menor.  Su concepto es solucionar los temas de comercio de la canasta diaria en todo tipo de sector urbano, sea este predominantemente residencial, comercial o industrial.  Dependiendo del tipo de sector, la tienda y el kiosco toman formas diferentes.

Comenzando, como casi siempre, haciéndonos preguntas acerca del papel que juega el tiempo en la cultura, la gran relevancia de las tiendas y kioscos es que generan relaciones sociales rutinarias y frecuentes.  Las personas requieren de bienes de consumo diariamente, sea por administración del flujo de caja familiar, por preferencias culinarias o alguna otra lógica o práctica cultural.  Las tiendas surgen para satisfacer esas necesidades de poco volumen y alta rotación. Así se ha estructurado la distribución, que suele ser semanal o quincenal, de las compañías de consumo masivo para garantizar que cuando la persona pida el producto siempre esté disponible.

 

Al mismo tiempo las visitas constantes de la población habitante de la zona generan también un vínculo entre los compradores y quien atiende.  Estas relaciones suelen ser de confianza, y es normal que se generen créditos y facilidades de pago informales.  De hecho, tal vez la diferencia esencial que existe entre una tienda- kiosco y una cadena de tiendas de conveniencia, es el grado de informalidad, en los diferentes niveles que puede ocurrir la informalidad: lenguaje, comercial, legal, etc…

El tendero- kiosquero tiene una posición privilegiada en su comunidad tanto por las organizaciones que bucan llegar a la comunidad, como con los miembres mismos.  Tanto las instituciones comunitarias como juntas de vecinos, locales, comunales, etc., como los individuos y la población flotante están sujetos a recibir algún tipo de apoyo en la figura del tendero.  Con el paso del tiempo su portafolio de bienes comenzó a incluir servicios también, y ambos han mutado: han salido algunos y han entrado muchos.  Y lo de siempre, siempre está.  Aludiendo a que la tienda y el tendero son, entonces, de los más representativos termómetros de la sociedad, cultura y economía.

Algunas dinámicas nos permiten entender las relaciones sociales que se construyen alrededor de y en la tienda.  Hemos encontrado relaciones en torno al género en toda la cadena de distribución y consumo de alta relevancia para el diseño de programas de atención, ventas y comunicación con las comunidades.  Los papeles también suelen ser diferentes dependiendo de la edad de quien atiende y administra, y también lo es su motivación para serlo.  Si bien el comercio al por menor es un negocio al que acceden emprendedores, es aún muy común encontrar que es un negocio heredado desde generaciones atrás.

El comercio es una de las primeras entradas a la estructura social para inmigrantes.  Y tradicionalmente los inmigrantes a las ciudades encontraron en el comercio al detal una de las formas más fértiles de sentar raíces.  Las relaciones se pueden configurar de maneras diferentes dependiendo de si el comerciante es inmigrante de primera o segunda generación, o si es local de más de dos generaciones.  Una vez más, el tendero- kiosquero es un fiel termómetro de la dinámica social y cultural de una comunidad.

Si quieres participar en nuestro observatorio de tiendas y kioskos escríbenos!  

Top